Tradiciones y cultura

Obras de teatro cortas basadas en la comedia

Obras de teatro cortas basadas en la comedia

Puede que parezca muy sencillo el crear situaciones que por sí mismas lleven a la comedia. No obstante, vale la pena mencionar que existe una delgadísima línea entre algo grotesco y una anécdota que provoque carcajadas al por mayor. Por ese motivo, el escritor de obras de teatro cortas de comedia tiene la responsabilidad de bajo ninguna circunstancia faltarle el respeto a su público.

Si deseas presentar una puesta en escena con tono de parodia, acerca de un fenómeno que esté ocurriendo en la actualidad, puedes documentarte en distintos medios de comunicación (televisión, radio, periódicos, internet etc.) a fin de que extraigas las notas más actuales y las transformes en algo simpático.

Es de suma importancia que tanto la compañía teatral como los escritores sepan a qué tipo de público quieren dirigirse, ya que de ahí partirá el guión. Es decir, puedes usar un repertorio de chistes que inviten a la reflexión o bien tienes la opción de decantarte por un estilo de comedia más popular, en la que los “gags” no requieren ser explicados.

Por otra parte, en una obra de teatro corta no se busca una innovación total en cuanto a conceptos de comedia, sino que más bien la audiencia pase un rato agradable. Lo que intentamos decir es que el tono de humor de la puesta en escena es un punto fundamental para su permanencia en cartelera.

Ojo, no es lo mismo que adaptes un texto que triunfó en Inglaterra para presentarlo en una sala de teatro mexicana, que presentes algo completamente original y que además se adapte a los gustos locales.

Y es que aún y cuando hay piezas cómicas que son imperecederas (como por ejemplo las películas de Charles Chaplin), no toda la gente tiene el mismo sentido del humor, más si analizamos un poco los trabajos recientes de los comediantes actuales. Éstos han alcanzado el éxito, gracias a plataformas de difusión gratuitas como YouTube.

Inclusive algunos de estos nobles actores, actualmente tienen giras en teatros y auditorios, donde la gente paga un boleto para reír un par de horas.