Tradiciones y cultura

Leyendas desconocidas cortas La mujer del callejón

Leyendas desconocidas cortas La mujer del callejón

Cierta noche de otoño vagaba por las calles de la ciudad una mujer bien vestida. Su andar era muy errático, lo que hacía que chocara tanto con los objetos como con las personas que había a su paso.

Lo que nadie sabía es que aquella dama aristócrata sufría de Alzheimer, es decir, un padecimiento que poco a poco va acabando con las funciones neuronales del cerebro y en sus primeras etapas provoca sobre todo desorientación.

Llevaba un sombrero de plumas y muchas alhajas de gran valor en sus orejas, cuello y manos. Sin darse cuenta ingresó al callejón del “Gato negro”, lugar en donde ni siquiera la policía se atrevía a entrar, debido a que era una zona de la ciudad dominada por el hampa. Los pocos que pudieron entrar decían que en ese lugar se habían escrito leyendas desconocidas cortas.

Sé lo que estás pensando ¿Cómo se puede escribir una leyenda que es desconocida? Fácil, esto se refiere a que dichas crónicas muchas veces no incluían los nombres verdaderos ni de las víctimas ni de los agresores, por protección del propio autor.

Volviendo ahora a nuestra crónica, uno de los hombres que se encontraba recargado en la pared del fondo del callejón, la encaró con una navaja y le pidió que le entregara todas sus cosas.

La mujer se asustó y comenzó a gritar. En eso llegó otro individuo vestido de negro y con un chasquido de dedos alejó al maleante de ahí.

– Marta, ¡Qué gusto me da verte de nuevo por aquí! ¿Vienes acaso para que te conceda tu último deseo? Dijo el sujeto.

– Yo no le conozco a usted. Pero gracias por defenderme. Exclamó la mujer.

– ¡Por supuesto que sabes quién soy, sólo que tú mente te está jugando una mala pasada! Hagamos esto, pídeme lo que quieras y te lo concede. Por los viejos tiempos.

La mujer pidió regresar a la época en donde fue feliz. De inmediato Martha desapareció y retornó en el tiempo 50 años en el pasado. Lo que no sabía era que tarde o temprano se encontraría de nuevo con este hombre en el mismo callejón, sólo que ahora ella sería conducida al infierno.

Idea original extraida de https://leyendadeterror.com/