Tradiciones y cultura

Cuentos infantiles para los niños

Nada como recordar todas las anécdotas de cuando uno era pequeño, aún recuerdo a una maestra en preescolar, que nos contaba cuentos cortos infantiles, durante las clases del colegio, ella se metía de lleno en su papel, que hasta nos hacía emocionar a todos los compañeros del salón, era una dicha ir a la escuela y esperar a que nos contara las maravillosas de historias de fantasía, que aun ahora recuerdo bien algunas de ellas y les contare una en especial que recuerdo con más cariño.

Cuentos infantiles para los niños

Camila, era una niña especial, que siempre estaba alegre, visitaba a su abuelita constantemente, pero un día no la volvió a ver más, nadie en su casa le explicaba que sucedía, porque ya no estaba en su casa su querida abuela, y Camila empezó a cambiar, de ser extrovertida cambio radicalmente, hasta ya no volver a hablar con nadie, ni siquiera con sus papas.

La llevaron con psicólogos, le dieron terapia y nada la hacía cambiar, se había vuelto una niña huraña y con nadie quería convivir, así pasaron los días y estos se volvieron semanas y meses, hasta que de pronto todo cambio, la Camila que todos conocían, regreso, nadie podía dar crédito a el cambio que pasaba, tan solo algo en la forma de ser de la niña, tuvo un cambio significativo, y es que empezó a hablar sola, pero como ya convivía con personas y hablaba con todos, ese cambio, para nada importo.

Un día su madre le pregunto, que con quien hablaba, y la niña le contesto que con su abuela, que había regresado para explicarle, que estaba en un mejor lugar, que cambiara la forma de ser y que a sus padres, respetara más, y un mensaje con Camila le dio, y es que el anillo de bodas que su madre le había prometido, estaba abajo del lavabo del baño, y que su inesperada partida, no le permitió dárselo a su hija, la madre de Camila, busco en donde le indico su hija y efectivamente el anillo apareció y con él, la certeza de que desde el cielo su madre, a su hija visito, para cambiar con ello toda el alma herida de su nieta.