Tradiciones y cultura

Mito del Djinni

Los genios, del árabe جن yinn también deletreado djinn, son seres fantásticos de la mitología semítica. Estas criaturas espirituales son mencionadas en el Corán y otros textos islámicos como la tercera creación de Dios, después de los ángeles y los humanos. Ellos habitan un invisible mundo de dimensiones más allá de nuestra percepción. Están hechos de humo y fuego abrazador, pero también son de naturaleza física, lo que les permite interactuar con las personas y los objetos. Al igual que los seres humanos, los genios también tienen libre albedrío y pueden ser buenos, malos o neutrales.

Este libre albedrío fue el que les causó ser expulsados del paraíso, la verdadera creencia islámica dicta que Satanás fue originalmente un Djinni llamado Iblis, al que Dios lo expulsó del paraíso cuando se negó a inclinarse ante Adán. Por lo general son invisibles ante nosotros, y no perciben claramente nuestra presencia. Son capaces de viajar grandes distancias a velocidades extremas y se cree que viven en zonas remotas. Son por naturaleza ignorantes, mentirosos, opresivos y traicioneros. Pero al igual que la raza humana, sus obras serán revisadas en el juicio final, y se ganaran el paraíso o el infierno.

Estos genios se dividen en tres clases: los que tienen alas y vuelan en el aire, los que se asemejan a serpientes y perros, y los que viajan alrededor sin cesar. Son criaturas con diferentes formas; algunos buitres, algunos serpientes, otros hombres altos en el atuendo blanco. Incluso pueden aparecer como dragones u otros animales extraños. Además también pueden asumir la forma humana para engañar y destruir a las personas. Algunos pueden sobrevivir en los huesos, hasta que alguien los toca y le roban toda la carne para utilizarla en su cuerpo. También tienen la capacidad de influencia espiritual y mental sobre el ser humano (posesión psíquica).

El caso más conocido de uno de estos demonios es el genio de la lámpara.

Tradiciones y cultura

Mitos que versan sobre sirenas verdaderas

Se puede decir que las sirenas son criaturas que de alguna u otra manera aparecen en las historias y los mitos de casi todas las civilizaciones. Estoy convencido de que casi todos nosotros podríamos definir a uno de estos seres.

Mitos que versan sobre sirenas verdaderas

Son entes mitad ser humano mitad pez. Algunas personas se atreven a aseverar que las han visto en distintas partes del globo terráqueo. Por supuesto, los escépticos argumentan que esos avistamientos, no son otra cosa que ilusiones ópticas o desvaríos de la mente.

Según este tipo de crónicas, las sirenas en algunos casos, pueden ser seres agradables que gustan de ayudar a las personas que se encuentran en peligro. Sin embargo, hay otras teorías en las que se dice que utilizan su canto para atraer a gente al mar, para que posteriormente sean devorados por los tiburones.

Desde el año 2000, diversos grupos científicos se han dado a la tarea de dar una respuesta concreta a la siguiente interrogante ¿Existen las sirenas? Pese a ello, lo único que se ha podido determinar es que en las zonas en donde se ha visto un aumento en el deceso de las ballenas, los equipos de tecnología de punta han logrado aislar un sonido que no corresponde a ninguna especie hasta ahora conocida.

Eso no significa que estemos hablando de una sirena, sino quizás de un pez que no ha salido a la superficie todavía y que por tanto no le hemos visto.

Luego de un análisis más concienzudo, los expertos llegaron a la conclusión de que esos sonidos no provenían de una criatura solamente, sino que era el conjunto de varias especies marinas.

Sin embargo, lo extraño fue que algunas de esas vibraciones subacuáticas, no son perceptibles por el oído humano, por lo que jamás podremos descifrar los “mensajes”, a menos que se utilice equipo especializado.

Cualquiera que sea el caso, las sirenas seguirán apareciendo en los relatos míticos del futuro. De eso, no tengo duda.

Tradiciones y cultura

Leyendas desconocidas cortas La mujer del callejón

Leyendas desconocidas cortas La mujer del callejón

Cierta noche de otoño vagaba por las calles de la ciudad una mujer bien vestida. Su andar era muy errático, lo que hacía que chocara tanto con los objetos como con las personas que había a su paso.

Lo que nadie sabía es que aquella dama aristócrata sufría de Alzheimer, es decir, un padecimiento que poco a poco va acabando con las funciones neuronales del cerebro y en sus primeras etapas provoca sobre todo desorientación.

Llevaba un sombrero de plumas y muchas alhajas de gran valor en sus orejas, cuello y manos. Sin darse cuenta ingresó al callejón del “Gato negro”, lugar en donde ni siquiera la policía se atrevía a entrar, debido a que era una zona de la ciudad dominada por el hampa. Los pocos que pudieron entrar decían que en ese lugar se habían escrito leyendas desconocidas cortas.

Sé lo que estás pensando ¿Cómo se puede escribir una leyenda que es desconocida? Fácil, esto se refiere a que dichas crónicas muchas veces no incluían los nombres verdaderos ni de las víctimas ni de los agresores, por protección del propio autor.

Volviendo ahora a nuestra crónica, uno de los hombres que se encontraba recargado en la pared del fondo del callejón, la encaró con una navaja y le pidió que le entregara todas sus cosas.

La mujer se asustó y comenzó a gritar. En eso llegó otro individuo vestido de negro y con un chasquido de dedos alejó al maleante de ahí.

– Marta, ¡Qué gusto me da verte de nuevo por aquí! ¿Vienes acaso para que te conceda tu último deseo? Dijo el sujeto.

– Yo no le conozco a usted. Pero gracias por defenderme. Exclamó la mujer.

– ¡Por supuesto que sabes quién soy, sólo que tú mente te está jugando una mala pasada! Hagamos esto, pídeme lo que quieras y te lo concede. Por los viejos tiempos.

La mujer pidió regresar a la época en donde fue feliz. De inmediato Martha desapareció y retornó en el tiempo 50 años en el pasado. Lo que no sabía era que tarde o temprano se encontraría de nuevo con este hombre en el mismo callejón, sólo que ahora ella sería conducida al infierno.

Idea original extraida de https://leyendadeterror.com/

Tradiciones y cultura

Obras de teatro cortas basadas en la comedia

Obras de teatro cortas basadas en la comedia

Puede que parezca muy sencillo el crear situaciones que por sí mismas lleven a la comedia. No obstante, vale la pena mencionar que existe una delgadísima línea entre algo grotesco y una anécdota que provoque carcajadas al por mayor. Por ese motivo, el escritor de obras de teatro cortas de comedia tiene la responsabilidad de bajo ninguna circunstancia faltarle el respeto a su público.

Si deseas presentar una puesta en escena con tono de parodia, acerca de un fenómeno que esté ocurriendo en la actualidad, puedes documentarte en distintos medios de comunicación (televisión, radio, periódicos, internet etc.) a fin de que extraigas las notas más actuales y las transformes en algo simpático.

Es de suma importancia que tanto la compañía teatral como los escritores sepan a qué tipo de público quieren dirigirse, ya que de ahí partirá el guión. Es decir, puedes usar un repertorio de chistes que inviten a la reflexión o bien tienes la opción de decantarte por un estilo de comedia más popular, en la que los “gags” no requieren ser explicados.

Por otra parte, en una obra de teatro corta no se busca una innovación total en cuanto a conceptos de comedia, sino que más bien la audiencia pase un rato agradable. Lo que intentamos decir es que el tono de humor de la puesta en escena es un punto fundamental para su permanencia en cartelera.

Ojo, no es lo mismo que adaptes un texto que triunfó en Inglaterra para presentarlo en una sala de teatro mexicana, que presentes algo completamente original y que además se adapte a los gustos locales.

Y es que aún y cuando hay piezas cómicas que son imperecederas (como por ejemplo las películas de Charles Chaplin), no toda la gente tiene el mismo sentido del humor, más si analizamos un poco los trabajos recientes de los comediantes actuales. Éstos han alcanzado el éxito, gracias a plataformas de difusión gratuitas como YouTube.

Inclusive algunos de estos nobles actores, actualmente tienen giras en teatros y auditorios, donde la gente paga un boleto para reír un par de horas.

Tradiciones y cultura

Historia de terror personal

Esta no es de las historias de terror típicas que se encuentran en toda la red, esta leyenda de miedo en realidad me sucedió, salía rumbo a la ciudad de Monterrey Nuevo León, por la carretera Laredo-México, ya tarde cuando pardeaba, por lo que tenía que darme prisa para llegar y no entrar en el tráfico que toda ciudad grande tiene, pero el dinero en ese momento escaseaba, y opte por irme por la carretera libre, algo que me arrepentiré toda la vida.

Historia de terror personal

Al llegar a uno de los poblados que están en la carretera, uno conos desviaban de la carretera, por lo que se tenía que tomar una brecha para salir de nuevo a la carretera, de pronto enfrente de la brecha, vi a muchas personas que a lo lejos no se veían muy bien, recuerdo que hacia frio y había mucha neblina, por lo que aminore el paso, al ver las personas, baje el vidrio de mi puerta, para tan solo no ver a nadie de las decenas de personas que me habían pedido que me detuviera.

Di la vuelta y en mi pequeña camioneta pickup, muchos de ellos estaban en la caja, nunca los sentí que se subieran, parecían zombis, no decían nada, lo único que opte, fue regresar a la carretera, y al llegar a ella, nadie ya traía conmigo, esto es algo que no puedo explicar, pero que forma parte de una de las historias de terror que me sucedieron, me imagino que sin querer fui a parar al panteón del lugar, y algo o alguien me mando a dicho lugar.

Ya nunca más circule por dicha carretera, siempre opte desde esa fecha, por pagar la cuota de peaje, y llegar sano y salvo y con bien a mi destino.

Tradiciones y cultura

Cuentos de terror La mina de oro

Cuentos de terror La mina de oro

Un par de rufianes iban caminando por una vereda, cuando uno de ellos volteó hacia su derecha y vio una mina abandonada.

– ¡Mira Serafín! Ya viste lo que hay allá adelante. Parece que es una mina de oro y nadie la está cuidando.

– Tobías, no hay que acercarnos a ese lugar, pues hace poco un colega me platicó la razón por la que ya no hay nadie laborando allí. Según él, cientos de mineros quedaron atrapados en una de las cavernas. Después, los familiares de los deudos demandaron a la compañía, exigiéndoles que los indemnizaran de manera justa. Obviamente, la compañía se negó y prefirió mudarse a otra localidad en donde pudiera seguir extrayendo minerales. Respondió Serafín

– Tú lo que me platicas son cuentos de terror para que así puedas venir sólo en la noche y quedarte con todo el metal dorado para ti solito.

Desde luego que no, pero si quieres entrar, ¿por qué no ingresamos de una vez?

Ambos pillos se acercaron a la mina. Pensaron que ocuparían iluminarse con una tea una lámpara, más los destellos dorados que emanaban del interior, daban la sensación de que la mina estaba llena de luciérnagas, por lo que entraron sin preocupación.

De la nada, se comenzó a escuchar como los martillos golpeaban una de las paredes.

– ¿No me dijiste que no había nadie? Allá al fondo se escucha a mineros trabajando. Dijo Tobías.

– Aun así, se acercaron al lugar de donde provenían los ruidos. Extrañados notaron que no había nadie. Sin embargo, no quisieron marcharse, ya que en esa pared había una gran veta de oro.

– Serafín, agarra uno de esos martillos y comienza a golpear, al menos nos llevaremos una pepita.

Inesperadamente, al dar el primer martillazo a la pared, esta se derrumbó sepultando a los dos sujetos en una avalancha de tierra y piedras.

Tradiciones y cultura

Cuentos infantiles para los niños

Nada como recordar todas las anécdotas de cuando uno era pequeño, aún recuerdo a una maestra en preescolar, que nos contaba cuentos cortos infantiles, durante las clases del colegio, ella se metía de lleno en su papel, que hasta nos hacía emocionar a todos los compañeros del salón, era una dicha ir a la escuela y esperar a que nos contara las maravillosas de historias de fantasía, que aun ahora recuerdo bien algunas de ellas y les contare una en especial que recuerdo con más cariño.

Cuentos infantiles para los niños

Camila, era una niña especial, que siempre estaba alegre, visitaba a su abuelita constantemente, pero un día no la volvió a ver más, nadie en su casa le explicaba que sucedía, porque ya no estaba en su casa su querida abuela, y Camila empezó a cambiar, de ser extrovertida cambio radicalmente, hasta ya no volver a hablar con nadie, ni siquiera con sus papas.

La llevaron con psicólogos, le dieron terapia y nada la hacía cambiar, se había vuelto una niña huraña y con nadie quería convivir, así pasaron los días y estos se volvieron semanas y meses, hasta que de pronto todo cambio, la Camila que todos conocían, regreso, nadie podía dar crédito a el cambio que pasaba, tan solo algo en la forma de ser de la niña, tuvo un cambio significativo, y es que empezó a hablar sola, pero como ya convivía con personas y hablaba con todos, ese cambio, para nada importo.

Un día su madre le pregunto, que con quien hablaba, y la niña le contesto que con su abuela, que había regresado para explicarle, que estaba en un mejor lugar, que cambiara la forma de ser y que a sus padres, respetara más, y un mensaje con Camila le dio, y es que el anillo de bodas que su madre le había prometido, estaba abajo del lavabo del baño, y que su inesperada partida, no le permitió dárselo a su hija, la madre de Camila, busco en donde le indico su hija y efectivamente el anillo apareció y con él, la certeza de que desde el cielo su madre, a su hija visito, para cambiar con ello toda el alma herida de su nieta.

Tradiciones y cultura

Leyendas cortas de sirenas

Leyendas cortas de sirenas

No hace mucho tiempo, conversando con un amigo sobre los embrujos que encierra el mar, nos pusimos a repasar varias leyendas cortas de sirenas. De entre todas las historias que mi camarada me relató, hubo una que me dejó los cabellos de punta y ahora mismo se las pienso compartir.

Sucede que hace muchísimos años, en una playa del sureste del país caminaba por la noche un hombre, quien le pedía a la luna encontrar una mujer que se casara con él. De repente, escuchó una voz que salía por entre las olas pidiendo auxilio.

– ¡Socorro, ayúdame!

El sujeto entró al agua y pudo apreciar a una hermosísima muchacha que luchaba contra la furia del mar. Rápidamente, se aproximó a ella y pudo notar que en vez de piernas la mujer tenía una aleta de pez pegada al talle.

– Soy una sirena. Si logras sacarme de aquí y llevarme a la parroquia de San Malaquías te prometo que me casaré contigo y seremos felices para siempre. Además soy dueña de una gran fortuna, misma que está enterrada en la parte suroeste del templo. La única condición es que una vez que me tomes en tus brazos, no podrás mirarme a los ojos hasta que lleguemos a nuestro destino.

– No hay problema, así lo haré. Respondió el hombre.

Para no sentirse tentado a mirarla, el hombre acomodó a sirena sobre su hombro con el rostro está hacia atrás. Al principio del trayecto el sujeto caminaba rapidísimo. Sin embargo, poco a poco sintió que el peso de la “carga” se iba haciendo más y más pesado.

De pronto, empezó a oír un siseo cerca de su oído. Sin recordar la advertencia que anteriormente le habían hecho, giró la cabeza y vio aterrorizado que lo que estaba cargando era una anaconda.

El hombre soltó a la boa en el piso y corrió lo más rápido por pudo. No obstante, la serpiente tuvo el tiempo suficiente como para morderle el cuello por lo que murió a los pocos pasos.

Por su parte, la criatura se arrastró hasta llegar de nuevo al mar, esperando que llegase su siguiente víctima.

Tradiciones y cultura

Explicación de mitos de la infancia

Explicación de mitos de la infancia

Estoy seguro que al menos una vez tus padres te prohibieron algo, sin dar ninguna explicación al respecto. Muchas veces, lo hacían con el propósito de evitar que continuáramos haciendo travesuras, aunque en ciertas ocasiones (y tal vez sin saberlo) tenían toda la razón al impedirnos realizar tal o cual cosa.

En los siguientes párrafos mencionaré tres mitos de la infancia que son verdad. Empecemos con el que tiene que ver con no meterse a una alberca después de comer. Se ha demostrado científicamente que una persona que está experimentando el proceso de digestión, tiene los reflejos disminuidos. Esto quiere decir que tu capacidad de reacción es menor que la habitual, si es que entraste al agua luego de “disfrutar de un bocadillo”.

Esta es la razón por la que muchos infantes terminaban ahogándose durante las vacaciones. Sin embargo, pienso que este tipo de accidentes se podrían evitar con una supervisión más estricta por parte de los padres.

Sin dejar el tema de las piscinas, también me gustaría mencionar el mito que afirma que si estás mucho tiempo dentro de una alberca, tu cabello puede cambiar de color. Esto es cierto, puesto que los químicos que se le ponen al agua reaccionan con los rayos solares causando que el pelo humano modifique su tonalidad.

No obstante, los casos en donde se ha apreciado este fenómeno, corresponden a personas que usan sustancias como el cloro para mantener el agua limpia.

¡No comas golosinas antes de dormir! Cuantas veces me dijo eso mi mamá cuando era niño… Honestamente pensaba que no quería que comiera dulces ni chocolates en la cama, pues seguramente mancharía las sábanas de caramelo o chocolate. A pesar de ello, hay una razón por la cual ninguna persona debería comer gran cantidad de dulces antes de acostarse y es porque el organismo comienza a metabolizar el azúcar y esto hace que el sistema nervioso central se desestabilice aumentando la probabilidad de que soñemos pesadillas.